sábado, diciembre 27, 2008

Marchalenes: poblado, arrabal, o partida, nunca alqueria (XII)
Marchalenes: poblado, arrabal o partida, nunca alqueria, debido a que el topónimo germinó en la hondonada donde se conformaban las diferenciadas tierras marjales a la vera del río Turia. (Misceláneas de su historia)

Juan B. Viñals Cebriá

Exponíamos en nuestro capitulo anterior que.-“(…) Asensio Cañizares, en su Nomenclátor, correspondiente al año 1876, p. 188, concede carta de naturaleza y dice.-Distrito de Serranos. Barrio Sexto. Calles, Marchalenes, Montañana (desaparecida, junto biblioteca Juanot Martorell), Poblado. Casas de Real (Antiguamente Vía de Bétera, en el año 1934 se rotuló con el nombre de calle Actor Mora (coloquialmente conocida como carrer Mija Galta).Caminos. Nuevo de Burjasot (actual avenida Burjasot), Llano de la Zaidia, Viejo de Burjasot (desde 1968, calle Bautista Esteve Ximeno), Viejo de Liria (restos de la calle Marchalenes junto Huerto de la Estrella). Travesía de Marchalenes, vulgarmente denominada del Barranquet (desde 1940, calle Arzobispo Fabián y Fuero).La lectura del parágrafo anterior ha movido a que algunos vecinos quieran conocer los nombres que anteriormente tuvo la actual calle de Arzobispo Fabián y Fuero, por lo tanto en el presente capítulo queremos satisfacer a todos los interesados en conocer los diferentes nombres por los que ha sido conocida desde la remota antigüedad la actual calle Arzobispo Fabián y Fuero. Lo primero que deseamos exponer es que la actual calle Arzobispo Fabián y Fuero no guarda ningún parecido geomorfológico como la que antaño gozaba (hasta la década de los años setenta), esta peculiar vereda donde formaba un zigzag que venia a salir por donde ahora se encuentra la calle Málaga próxima a la avenida Burjasot, por medio discurría la caudalosa acequia de Mestalla y en tan gran emporio se conformaban los brazos de Algirós, y Rambla donde habían plantados muchos árboles de moreras, en aquella época de la efervescencia de la cria del gusano de seda. El primer documento encontrado hace referencia ha Camino Azagador de Paterna, consta en una escritura de compraventa fechada en el año 1709, en la que Don Alfonso Zanoguera, Gentil Hombre de Cámara del rey y poseedor del Mayorazgo que fundara el Doctor Don Joan Marco de Bas, dice.-“Y a los de mi Consejo, presidentes y oidores de mis Audiencias y cancillerías y a otros cualquier mis jueces y justicias de estos mis reinos y señoríos que guarden y cumplan, y hagan guardar y cumplir esta mi carta y lo en ella expresado. Dado en Madrid a Veynte y tres de Julio de mil setecientos y nuevo. Yo el Rey. “Molino de la Marquesa (…) y el otro llamado de Bas en el distrito de Marchalenes (…) que linda dicha novena parte de tierra, por un lado con el Camino Azagador de Paterna, acequia en medio (…)”. En el apunte que sigue, hacemos referencia a la nota que aparece en la pagina 58, apartado 26, del libro debido a nuestro muy admirado historiador cassolà d` adopció Ignasi Mangue Alférez, titulado “Marxalenes: de (…) 2001. ”En la Vega de Valencia y Camino Azagador nombrado de Paterna que tiene su entrada por la bajada del Puente Nuevo sobre la izquierda y su salida, a otro lugar de Paterna, a los veinte y un días del mes de Octubre de mil setecientos y cinco años (…) La composición del Camino desde el Puente después de la baxada del Puente Nuevo y Partida llamada del Quemador hasta pasado, las casas comúnmente nombradas de Tendetes, adonde da buelta el Camino de á Paterna, ha corrido siempre según se presento por el lugar ó comun de Campanar…AHMV, Propiedades y lindes y amojonamientos, exp.2(1765). Una noticia curiosa de cuando discurría el año 1897, dos emprendedores metalúrgicos valencianos, Miguel Devís Pérez y José Noguera Chuliá, fundan en esta calle en aquellos tiempos nombrada Primera Travesía de Marchalenes, los Talleres Devís -Noguera. La nave original se conserva en buenas condiciones, no así el edifico de oficinas, ni el pasaje que conectaba la antigua calle de Marchalenes (actualmente Doctor Olóriz), con el Llano de la Zaidia (en la actualidad Avenida Constitución). Aquellos embrionarios talleres después se trasladaron al Camino Real de Madrid. Cuando se trasladaron, después las dichas instalaciones pasaron a ser utilizadas por los Labradores de la Vega, que por aquellos tiempos se encargaban de la limpieza y baldeo de Valencia, era su gerente y se encontraba al frente de dicha empresa de servicios don Antonio Cebriá Ballester.*** Últimamente el Consejo de Administración de RENFE-Operadora, en su reunión de ayer, día 28 de noviembre de 2006, aprobaron la constitución de ERION, Mantenimiento Ferroviario, S.A., Sociedad participada en un 51% por Vossloh España y en 49% por RENFE. ***Nombres por los que desde hace más de trescientos años se ha conocido la actual calle Arzobispo Fabián y Fuero -Camino Azagador de Paterna. Escritura 1709. -Travesía de Marchalenes (popularmente barranquet). Nomenclátor 1876. -Primera travesía de Marchalenes. Anuncio Municipal. Periódico Las Provincias 1919 -Calle Trinquete. Plano urbano de Valencia. 1926(popularmente calle Trinquet) -Arzobispo Fabián y Fuero. Acuerdo Municipal 04-09-1940. Continuara.
Fotos.- Juan B. Viñals Cebriá

sábado, diciembre 20, 2008

Marchalenes: poblado, arrabal, o partida, nunca alqueria (XI)

Marchalenes: poblado, arrabal, o partida, nunca alqueria (XI)
Marchalenes: poblado, arrabal o partida, nunca alqueria, debido a que el topónimo germinó en la hondonada donde se conformaban las diferenciadas tierras marjales a la vera del río Turia. (Misceláneas de su historia)

Juan B. Viñals Cebriá

En capítulos anteriores explicábamos que habíamos observado el fenómeno que los grandes hombres de la historiografía de Valencia que habían participado en la elaboración del documento que aparece publicado en el Nomenclátor de 1873, (la relación de las personalidades figuran en nuestro capitulo IX), ninguno de ellos hace mención al nombre de tan típico barrio, aun cuando queda especificado textualmente que:
“Es innegable que el dilatado Barrio circunvecino de dicha Puerta es el más precioso de la Ciudad”. Otro acontecimiento que viene a corroborar cuanto hemos dicho anteriormente, es nada más, ni nada menos, que las “Observaciones sobre la Historia natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia. Por Don Antonio Josef Cavanilles.Por Orden Superior.En Madrid, en la Imprenta Real, año de 1795”. Después de que haber narrado el sabio Cavanilles todo cuanto habia visto en su recorrido por los alrededores de la ciudad de Valencia, al aproximarse a nuestro territorio deja el camino natural, se adentra por la calle Sagunto, donde la narración prosigue de la manera siguiente.- “(…) La calle de Murviedro es un arrabal tan capaz que podria por si sola formar una ciudad decente. Prolóngase cerca de un cuarto de legua con edificios unidos a una y otra acera, sin los muchos que quedan ocultos en el campo; desminuye al fin el numero de casas, y se descubre por todas partes un terreno igual, fértil y sumamente aprovechado, Cáñamos, trigos, maíces, judías y hortalizas ocupan alternativamente las áreas, sobre las cuales sale aquel inmenso bosque de moreras, cuyo fruto es casi imposible calcular. Al Poniente de este arrabal yace la corta aldea llamada de la Esperanza, y más a allá, no lejos de la ribera del Turia, Campanar, pueblo en otro tiempo de 80 vecinos, y actualmente de 300(…)”. Como hemos podido comprobar, el escrito que antecede corresponde cuando finalizaba el siglo dieciochesco, cuando el botánico Cavanilles, se dispone a desplazarse al pueblo de Campanar, y lo hace de manera extraña atravesando la ruta de los Ollers (actualmente calle Olba), hasta alcanzar el desaparecido convento de la Esperanza (Huerto de la Estrella, edificado en parte sobre el principio del camino Real Liria a Marchalena) como nos muestra el plano adjunto realizado por tan ilustrado erudito, y después se adentraría atravesando por el puente del “anaell” (Plaza Poeta Salvador Rueda), cuando lo normal hubiese sido caminar junto los pretiles del puente de Serranos y dirigirse al Pont Nou o de San José, donde se encontraba precisamente el camino de Campanar, camino, que queda acreditado que se encontraba en ese lugar, según se puede comprobar en el plano del Padre Tosca, que se exhibe en el Ayuntamiento de Valencia. Queda más que demostrado que el erudito Cavanilles, al encontrar distorsionado el nombre de Marchalenes decidió silenciarlo como así mismo ocurrió en el documento rescatado por Carboneres, en su nomenclátor de 1873. Tres años después Asensio Cañizares, en su Nomenclátor, correspondiente al año 1876, p. 188, le concede carta de naturaleza y dice.- Distrito de Serranos. Barrio Sexto. Calles, Marchalenes, Montañana (desaparecida, junto biblioteca Juanot Martorell), Poblado. Casas de Real (Antiguamente Vía de Bétera, en el año 1934 se rotuló con el nombre de calle Actor Mora (coloquialmente conocida como carrer Mija Galta).Caminos. Nuevo de Burjasot (actual avenida Burjasot), Llano de la Zaidia, Viejo de Burjasot (desde 1968, calle Bautista Esteve Ximeno), Viejo de Liria (restos de la calle Marchalenes junto Huerto de la Estrella). Travesía de Marchalenes, vulgarmente denominada del Barranquet (desde 1940, calle Arzobispo Fabián y Fuero).En este último Nomenclátor, es cuando encontramos el progreso de la utilización del distorsionado Marchalenes, Don. Antonio José Cavanilles y Palop (nació en Valencia el 16 de enero de 1745 y fallecido en Madrid el 5 de mayo de 1804) fue historiador, botánico, naturalista y geólogo. Se ordenó sacerdote en Oviedo en 1772, cuando ser botánico y cura iba unido en la mayor parte de las ocasiones. Entregado a la docencia, marchó a París en 1777 para estudiar botánica con Antoine Laurent de Jussieu. Don Antonio José Cavanilles Palop, fue un genio entre los Genios. Así lo han calificado cientos de historiadores, naturalistas, montañeros, biólogos, botánicos y científicos a lo largo de los tiempos. Don Antonio José Cavanilles y Palop fue un GENIO de su época. Y GENIO en mayúsculas, ya que estudió nuestras montañas, animales, plantas, pueblos y gentes de una manera tan exacta y minuciosa que nadie al día de hoy ha podido igualar. Por lo tanto, he aquí nuestra extrañeza y por eso notamos en falta que tan esforzado y meticuloso investigador ignorara el nombre de este territorio como las consecuencias de la problemática del cultivo del arroz que en estas tierras se cultivaban, ya que al botánico valenciano le preocupó, y su lucha se inscribe dentro de la polémica en torno a la relación entre este cultivo y las epidemias de tercianas vivida por la sociedad valenciana del siglo XVIII, que aparecen en sus trabajos, recogidos en multitud de estudios. Continuará.
Fotos.-Juan B. Viñals Cebriá

domingo, diciembre 14, 2008

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (X)

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (X)
Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria, debido a que el topónimo germinó en la hondonada donde se conformaban las diferenciadas tierras marjales a la vera del río Turia.
(Misceláneas de su historia)

Juan B. Viñals Cebriá

En el preámbulo de los dos artículos precedentes exponíamos que en el transcurso de nuestras personales investigaciones hemos observado que algunos de los más excelsos eruditos valencianos de diferentes épocas prefirieron ignorar, o bien silenciar en sus documentos, los imprecisos Marchalenes/Marjalenes. Al día de hoy aun se hace más patente tal confusión, cuando sorprendentemente grandes personalidades del saber, cuando escriben en valenciano, o inclusive castellano, abrazan como tabla de salvación el anacrónico Marxalenes. La pregunta que surge de inmediato es la siguiente. ¿Cómo se suscitó la distorsión de este topónimo tan valenciano? Ha esta pregunta cabe contestar, que lo encontrado más aproximado a MARJALENA nombre originario de nuestro peculiar territorio es lo escrito por el Doctor Bartolomé Combes, ilustrado cura del circunvecino pueblo de Campanar, quien en 1714, dejara escrito lo siguiente.-“Encaminose en drechura al llano de la Zaydia, de allí por Marjalenas al Convento de (…).” (Sic)Para autentificar cuanto hemos escrito en nuestro primer parágrafo del presente capítulo de la mano de Manuel Carboneres (1873), Archivero del Ayuntamiento de Valencia, reproducimos los principales fragmentos de un extensísimo documento datado en 1779, donde participan algunas de los más distinguidas personalidades de la historia de Valencia de los siglos XVIII, y XIX, y en cuyo documento se buscan todos los adjetivos para no mencionar el determinativo nombre de nuestro barrio, o arrabal.“(…)
El primer punto de que trata el proyecto es la ampliación de los Muros de esta Ciudad, señalando los límites por donde podrán dirigirse, fundándose en las sólidas, justas y útiles razones que se expresan, suponiendo que seria la tercera vez que se amplificaría la Ciudad, lo que iremos descubriendo en este documento. Pagina VI, parágrafo segundo.-“
El segundo proyecto y que puede suplir al primero, en algún modo para el intento, es abrirse el Portal Nuevo, que se halla junto el convento de San José.En la última extensión de la ciudad, hecha como se va dicho en tiempo del Rey d. Pedro IV de Aragón, solo quedaron las Puertas antiguas (…)”Las referencias concretas a nuestro barrio y que se silencia su nombre, son las siguientes.- “(…) En inteligencia de todo vamos a exponer nuestro dictamen sobre el punto de abrirse el Porta Nuevo.Es innegable que el dilatado Barrio circunvecino de dicha Puerta es el más precioso de la Ciudad por estar elevado entre Poniente y Norte y por consiguiente gozar de los aires más saludables que vienen de la parte de los montes; sus aguas son las más excelentes del resto de la Ciudad, porque sus manantiales son disputa los más tersos y puros, ya por la proximidad del río, ya porque no teniendo inmediación de los valladares que cruzan por el centro de la misma, no participan de su por sus hidrofilacios de las inmundicias que ellos arrastran; pero también es cierto que en medio de tan excelentes ventajas, no hay Barrio menos habitado que personas de distinción, sin embargo de que en él se encuentran muchas casas grandes y acomodadas, sin duda, por no pasar por la incomodidad de buscar las salidas de la Ciudad, que se hallan muy distantes y extraviadas: Con que abriéndose dicha Puerta Nueva es indudable que muchos irían gustosos a establecerse en aquel Barrio, que entonces seria el más apreciable por la excelencia del terreno, y por la comodidad de poder salir prontamente al campo a que seguiría forzosamente, que siendo dicho Barrio muy abundante en huertos y patios despoblados necesariamente se edificarían en ellos muchas casas por la mayor ventaja que podrían producir, y en esta parte se dilataría y ensancharía la población para sus habitadores; y por consecuencia se desahogaría mucho la estrechez en que se vive en el resto de la Ciudad por la escasez de casas grandes , y así serian menores los alquileres que en el día se pagan. Y he aquí una de las grandes utilidades que se seguirían de esta operación, y por ahora supliría de algún modo a la primera parte del Proyecto de extender los muros de la Ciudad.La segunda razón de utilidad y conveniencia que se seguiría a más de la comodidad, que lograrían los habitadores de aquella tan preciosa parte de de nuestra vega de extramuros en introducirse en la Ciudad, sin el rodeo que ahora, es el desahogo del gran comercio y concurso que entra por las Puertas de Serranos y Quarte, por las cuales se introduce todo cuanto viene por la parte de Castilla, la Mancha, Aragón (…)”.Se observa como fenómeno extraño, que todos de todos los grandes hombres de la historia de Valencia que intervienen en la elaboración del mencionado documento (relación que figura en el capitulo anterior), ninguno haga mención al nombre del barrio, cuando si queda especificado en el mismo que es.- “Es innegable que el dilatado Barrio circunvecino de dicha Puerta es el más precioso de la Ciudad” Continuará.
Bibliografia: Manuel Carboneres Quiles.-"Nomenclator de Valencia 1873".
Fotos.-Juan B. Viñals Cebriá

lunes, diciembre 08, 2008

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (IX)

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (IX)
Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria, debido a que el topónimo germinó en la hondonada donde se conformaban las diferenciadas tierras marjales a la vera del río Turia. (Misceláneas de su historia)
Juan B. Viñals Cebriá
Dejábamos señalado expresamente en el capítulo anterior que en nuestras particulares investigaciones hemos observado que algunos de los más excelsos eruditos valencianos en sus respectivas épocas prefirieron ignorar en sus documentos escritos los imprecisos Marchalenes/Marjalenes. Al día de hoy aun se hace más patente la confusión, cuando sorprendentemente grandes personalidades del saber, abrazan como tabla de salvación el anacrónico Marxalenes. La pregunta que surge de inmediato es la siguiente. ¿Cómo se suscitó la distorsión de este topónimo? Ha esta pregunta cabe contestar, que lo más aproximado encontrado al nombre de nuestro peculiar territorio posiblemente sea lo escrito por el Doctor Bartolomé Combes, ilustrado cura del circunvecino pueblo de Campanar, quien en 1714, dejara escrito lo siguiente.-“Encaminose en drechura al llano de la Zaydia, de allí por Marjalenas al Convento de (…).” (Sic)Para autentificar cuanto hemos escrito en el primer parágrafo del presente capítulo de la mano de Manuel Carboneres , Archivero del Ayuntamiento de Valencia, reproducimos fragmentos de un documento de 1873, donde participan lo más distinguido de las letras valencianas.-
“Escrita tenia la introducción o prólogo del nomenclátor, cuando a mis manos vino el libro de Documentos de Actas pertenecientes al año 1779, y encontrando en dicho libro un informe suscrito por D. Mauro Antonio Oller y Bono, D. Bernardo Ynsa para que se abriera al publico la Puerta de San José, he creído oportuno publicarlo, por ser inédito y para que tengan conocimiento de él los lectores, por contener dicho informe muchos datos históricos, y noticias curiosas de esta ciudad. Para la confección de este Nomenclátor me han servido de mucho los escritos de D.A. Orellana, D.L. Lamarca, de quien copio algunas notas. D. V.Boix, y D. J. Gárrulo, que han hecho trabajos de esta índole: doy paso las más expresivas gracias a D. José Calbo, arquitecto de este Municipio y a D. Manuel Calbo por haberme suministrado algunos antecedentes históricos referentes a puertas y calles.He aquí el informe:
MUY ILUSTRE SEÑOR: En cabildo de 19 de enero del año pasado 1778, se vio la carta adjunta de don Pedro Francisco de Pueyo, Intendente de este Exerto, y Reino, remitiendo a esta ciudad la representación que le habían hecho los entonces Señores Síndicos Procurador General y Personero del Público D. Matías Perelló y Marqués de Mirasol, que también acompaña en orden basto Proyecto, que se les propuso de ampliar los Muros de ella, con la extensión, que la misma representación explica, y de abrir la Puerta llamada vulgarmente Portal Nuevo, que se halla junto al Convento de San José, todo a fin, de con presencia de los antecedente que obrasen en el asunto, y sobre igual o semejante proyecto expusieron V. S.S. sa dictamen: Pensamientos verdaderamente sublimes, a ser asequibles en todas partes, y que a la verdad darían mucho honor a infinitas ventajas a esta Ciudad y su Pueblo(…).El primer punto de que trata el proyecto es la ampliación de los Muros de esta Ciudad, señalando los límites por donde podrán dirigirse, fundándose en las sólidas, justas y útiles razones que se expresan, suponiendo que seria la tercera vez que se amplificaría la Ciudad (…)”.Continuara.

sábado, diciembre 06, 2008

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (VIII)

Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria (VIII)
Marchalenes: poblado o arrabal, nunca alqueria, debido a que el topónimo germinó en la hondonada donde se conformaban las diferenciadas tierras marjales a la vera del río Turia. (Misceláneas de su historia)

Juan B. Viñals Cebriá

Para los lectores que por primera vez entran en este portal, a manera de introducción les diremos que lo que en este blog se viene escribiendo sobre el originario nombre del Marchilienam del Repartiment, territorio lacustre situado al norte de la ciudad de Valencia, vora el desaparegut riu, y de su histórica, contando siempre con sus correspondientes soportes documentales, o con los válidos testimonios de personas de solvencia que son merecedores de toda nuestra confianza. Fruto de las enseñanzas extraídas, nos permite seguir manteniendo con toda firmeza, que el nombre de este poblado o arrabal emergió como consecuencia de las tierras marjales que se formaban en aquella extensa explanada, llanura o conca. Otra cuestión, que queremos aclara es que en ningún documento de los consultados aparece el calificativo de alqueria. En el presente capítulo salimos nuevamente a la palestra para objetar, aunque de manera extremadamente cordial, con nuestro admirado Ignasi Mangue, laborioso historiador cassolà de adopció, por el titulo dado a su libro.- “Marxalenes de alquería islámica (…). 2001.”Del referido libro, extraemos de su introducción este significativo parágrafo, el cual nos muestra las muchas dudas que mantiene su autor con respecto al significado del nombre que identificaba a una franja de tierras marjalencas en este territorio a la vera del Turia.-
“La mayoría de lugares que nos rodean y dan forma a nuestra existencia en el día a día de nuestras vidas suelen tener un nombre que se corresponde con una identificación más o menos histórica de elementos pertenecientes al universo cotidiano de nuestros ancestros, o simplemente hechos y acontecimientos ordinarios de nuestro presente o pasado más inmediato. Aunque bien pudiera suceder como en el caso que nos ocupa, que la palabra que identifica el espacio geográfico de coexistencia con nuestros vecinos, nos resulte un anacronismo de difícil entendimiento y el origen de su nombre histórico nos sea desconocido e irremediablemente extraño (…).”
Leído lo que antecede, en sucesivos capítulos intentaremos desentrañar el enigma, y al mismo tiempo expondremos de nuevo cual fue el origen de tan controvertido nombre. En nuestras investigaciones hemos encontrado que algunos de los más excelsos eruditos valencianos, prefirieron ignorar en sus documentos los imprecisos Marchalenes/Marjalenes. Al día de hoy aun se hace más patente la confusión cuando sorprendentemente personalidades del saber abrazan como tabla de salvación el anacrónico Marxalenes. La pregunta que surge de inmediato es la siguiente. ¿Cómo se suscitó la distorsión de este topónimo? Pero antes de responder diremos que también observamos que estos y otros enigmas suceden, igualmente, con los nombres de los circunvecinos Tendetes, l`Olleria, Benicalap, etcétera, como queda manifestado en algunos de ellos en el Repartiment y posteriores documentos -que al día de hoy esconden su historia; una maraña de plazas y calles con nombres totalmente extraños a la originaria toponimia que se disfrutaban antaño estos entrañables poblados, alquerías, o llogarets valencianos.
Bibliografía
Ignasi Mangue Alférez.-“Marxalenes: de alqueria (…)”
Fotos.- Juan B. Viñals Cebriá